Guía Didáctica: Enseñar a hablar y escuchar en el salón de clases

En este libro se demuestra que escuchar y oír son dos actividades distintas. Oír es un proceso físico, que puede ser involuntario. Podemos oír las palabras de otra persona sin escucharlas, en cambio, escuchar es una actividad voluntaria, un proceso mental que requiere de cierta disposición. Para escuchar debemos concentrarnos en quién habla y en qué se dice. Cómo enseñar a hablar y escuchar en el salón de clases.

También se señalan algunos recursos para mantener activamente la escucha, como el interés y la atención, así como centrar la vista, el oído y la mente en los sonidos y en los gestos de quien habla. Además se define y clasifican las interferencias que suelen presentarse en la comunicación. Lo aquí expuesto se desarrolla a lo largo de cuatro capítulos. En el primero —que sirve de marco teórico— se abordan los aspectos que tienen que ver con la comunicación, las competencias lingüística, comunicativa y pragmática, los niveles de la lengua y las diferencias entre lengua hablada y lengua escrita. Todos estos conceptos forman parte de la lingüística moderna y dan como resultado el desarrollo de lo que se conoce como el enfoque comunicativo, que busca enseñar a los alumnos cómo se producen en la vida real los intercambios lingüísticos y comunicativos.

Guía Didáctica: Enseñar a hablar y escuchar en el salón de clases.

Opción A – Opción B